Más de 280 familias de las comunidades campesinas de Ninantaya y Ticaparqui, del distrito y provincia de Moho, en la región Puno,  han sufrido la pérdida de las cosechas de papa, quinua y de habas a raíz de las nevadas registradas en los últimos días.

Lucía Calcin, teniente gobernadora de Ticaparqui y miembro de la Iglesia Metodista, hizo un dramático pedido de apoyo al obispo Samuel Aguilar durante una visita a la comunidad realizada el lunes último (12 de enero). 

¿Qué vamos a comer si hemos perdido nuestra cosecha?, ¿cómo vamos a alimentar nuestro ganado?, preguntó con desesperación. El obispo Aguilar ha ofrecido gestionar apoyo nacional e internacional para la próxima campaña agrícola (octubre/noviembre). Mientras tanto, ha pedido a la comunidad metodista que envíe apoyo a las familias de esta zona fronteriza con Bolivia. Se requiere CON URGENCIA ropa de abrigo y alimentos no perecibles.