Cuando en 1997 se inicia la obra metodista en el caserío de Nuevo Progreso, distrito de Matapalo, provincia de Zarumilla, a unos 60 kilómetros de la ciudad de Tumbes, proclamar el Evangelio era una tarea muy difícil.

documentos

Hablar de Jesús en la plaza pública, evangelizar casa por casa, combatir el consumo del alcohol constituía un desafío a las autoridades y significaba exponerse a la expulsión de la comunidad.

Así relata el pastor suplente aprobado (PSA) Wilmer Córdova Ruiz la breve historia de la Iglesia Metodista de Nuevo Progreso. El pastor señala que pese a las advertencias los metodistas prosiguieron su labor evangelizadora, casa por casa, sus vigilias y ayunos y la obra fue consolidándose hasta tener hoy 80 miembros en plena comunión en un caserío que no tiene más de 1,000 habitantes.

Lo increíble de esta breve historia es que la iglesia sufrió una ruptura en el 2009 cuando por influencia de un pastor se distanciaron varias familias y formaron otra iglesia a un kilómetro de distancia.

Cuando descubrieron que el pastor era de tradición unitaria los miembros de la iglesia decidieron por votación mayoritaria asociarse nuevamente a la Iglesia Metodista. Hoy la Iglesia de Bajo Nuevo Progreso, liderada por el pastor laico Juan Ocaña Calle, tiene 70 miembros en plena comunión y mantiene una relación fraterna con la iglesia de Nuevo Progreso y con el Distrito Costa Norte.

documentos

Las dos iglesias siguen hoy predicando y ayudando a las personas necesitadas. A diferencia de lo que sucedía hace 20 años, los hermanos metodistas gozan hoy del aprecio y del respeto de las autoridades y de la población. Varios hermanos metodistas ocupan puestos de importancia en la comunidad, tales como Domingo Córdova Ruiz quien es el actual presidente de la Asociación de Productores de Limón (Aprolimon) del distrito de Matapalo; el hno. Eufracio García es miembro de la Coordinadora Binacional (Perú-Ecuador) de Derechos Humanos, el hno. Ismael Portocarrero termina este mes su mandato como regidor del distrito de Matapalo y el hno. Gelasio Bobbio fue candidato a una regiduría en el distrito.

Todos estos testimonios fueron compartidos con el obispo Samuel Aguilar durante la visita pastoral que realizó a las iglesias de Nuevo Progreso los días 14 y 15 de noviembre último. Acompañaron al Obispo, el Rev. Javier Ochoa, presidente de la Asociación Iglesia Metodista del Perú; el Rev. Carlos Gastelú,  Superintendente del distrito Costa Norte; el hno. Luis Ruiz, coordinador nacional de Acción Social y el hno. Fernando Oshige, responsable de Comunicaciones.

 

El obispo Aguilar destacó la fructífera labor pastoral que cumplen los hermanos Córdova y Ocaña en las iglesias de Nuevo Progreso y Bajo Nuevo Progreso, respectivamente. “Estoy muy impresionado por el trabajo evangelístico y de discipulado que realizan y por el testimonio y la positiva influencia que  cumplen laicos metodistas en la comunidad, manifestó.