"Si queremos revitalizar nuestra Iglesia necesitamos que cada uno de nosotros seamos renovados por el poder del Espíritu Santo", dijo el obispo metodista brasileño Paulo Lockmann, en el culto de apertura del IV Encuentro Nacional de Reflexión Teológica y Pastoral, celebrado el lunes 18 de setiembre.
   Agregó que "una Iglesia renovada, de discípulos, es aquella en la que cada uno ha experimentado el mover del espíritu del Dios que transforma, que mueve y que nos ayuda a ser mejores cristianos, mejores pastores, mejores líderes".
   El obispo Lockmann, expresidente del Concilio Metodista Mundial, afirmó que hay un propósito de Dios que es el crecimiento. Este crecimiento es el resultado de un cuerpo sano, pues un cuerpo enfermo no crece.

Cada uno de nosotros somos parte del cuerpo de Cristo y Dios quiere sanar ese cuerpo; sanar y dar vida y volvernos más fructíferos para su gloria".